BASILICA
 

El proyecto se ubica en el Cerro del Tepeyac, en las periferia de la ciudad de Linares, N.L. El programa planteaba la extensión de la parroquia existente, utilizando un terreno que ocupaba la parte más alta del terreno. Al visitar el sitio, y por la intención de respetar una Cruz existente en la cota más alta del terreno, propusimos cambiar el sitio y desarrollar la Basílica hacia el desnivel existente. El partido plantea recuperar la calle peatonal como lugar de encuentro de los feligreses y crear un verdadero vestíbulo urbano, enviando el tráfico vehicular subterráneo.

Este gesto actúa como puente simbólico que une el edificio antiguo con la nueva Basílica. Un pórtico monumental con amplias puertas invita a los peregrinos a acceder a la Basílica. Incluso, se plantea utilizar el cerro como un auditorio al aire libre, permitiendo las visuales hacia el interior de la nueva Iglesia. La planta se desarrolla en abanico, buscando que se haga énfasis en la zona del altar como punto focal. Se juega modernamente en planta con la distribución de las gradas para evitar la monotonía visual.

El tema de la iluminación busca usar la luz natural para “inspirar” al fiel desde su llegada al pórtico de acceso. Unos dientes de sierra en sección se giran gradualmente conforme se acerca al altar, aumentando la rotación y buscando que los rayos de luz convergen en el altar. Este mismo tema se desarrolla en las fachadas, donde una celosía va aumentando su densidad conforme se aproxima al altar.